Los mejores itinerarios por Europa
info@itinerarioweb.com

Visitar Croacia en 2 Semanas

Vacaciones en Croacia

Teníamos varios días libres a finales de verano y a Croacia que nos vamos. Al disponer de menos de dos semanas, teníamos que escoger bien el plan de viaje y decidimos empezar por la capital Zagreb y los cercanos lagos de Plitvice, para luego acercarnos al Adriático. ¿Zadar, Trogir, Split? Eran múltiples las opciones y todas nos gustaban mucho, pero optamos por Split. Luego vimos que fue una excelente decisión. No, aquí no acaba nuestra experiencia croata, aquí empieza lo bueno: la espectacular isla de Hvar y como colofón final la perla del Adriático: Dubrovnik!

Llegamos al aeropuerto de Zagreb-Pleso a las 23h y, al ser noche cogimos un taxi y en 20 minutos nos plantamos a la recepción del Hotel Jagerhorn, donde pasaríamos las dos primeras noches. Son las 12 de la noche, pero la ubicación céntrica del hotel (seleccionado en la web de itinerarioweb.com) es muy céntrica y aprovechamos para hacer una Karlovacko en el famoso Bar Oliver Twist en la calle Kaptol.

Nos levantamos temprano, desayuno en el hotel y ¡a por Zagreb! Empezamos por la zona antigua del Gornji Grad, visitando la Catedral Stepjan, con una arquitectura muy típica de la Europa del Este, seguimos por el típico mercado de Dolac hasta llegar a la histórica torre de Lotsrak, donde cada día a las 12 de la mañana aún se recuerdan el cierre de las antiguas murallas de la capital croata. Desde aquí las vistas son espectaculares y bajando de la torre visitamos la Iglesia Sv Marko, muy normalita pero con un tejado espectacular que imita la bandera del país. Entre una cosa y otra cayeron varios selfies.

Descubre las mejores zona para alojarse en Zagreb.

cosas que visitar en zagreb

viaje a croacia

Ya de vuelta a la plaza Josip Ban Jelacic, el centro de la ciudad, nos llamó la atención el Museo Broken Relationships. ¿Va a ser algo de la Guerra de los Balcanes? Estábamos casi seguros de que nos explicarían la cruel historia del conflicto de los primeros años de los noventa hasta que cruzamos la puerta… y vimos que es un museo de objetos que habían significado algo para parejas que a día de hoy ya no lo son: bicicletas, anillos, lencería y muchas historias que no terminaron de fructificar en un museo igual de singular que recomendable. Ya en el centro, comida en la Boban Kavana, un restaurante céntrico y normalito si no fuera porque su jefe es el genial exfutbolista Zvonimir Boban, una leyenda del Milan y de la selección croata. Tarde de relax en los jardines de Dronji Grad (Zrinjevac, Tomislavov,… ¡todos son perfectos!), el ensanche de la ciudad que acoge el gran Teatro Marsala y la galería Strossmayer. Aprovechamos para hacer una parada en uno de los bonitos café de la zona antes de practicar un poco de shopping en la calle Ilica donde se citan las mejores tiendas de ropa. Cena en la calle Ivana Tckalcica, céntrica y cercana al hotel Jagerhorn. Día 3 en Croacia: desayuno y salida a alquilar el coche que nos acompañará hasta Dubrovnik. Antes de abandonar Zagreb tuvimos la oportunidad de visitar el Parque Maksimir, el pulmón verde de la ciudad y sacarnos una foto con una leyenda del básket, el gran Drazen Petrovic, delante de la pista del Cibona.

monumentos en zagreb

Coche dirección a la costa adriática, pero con parada el parque natural de Plitvicka Jezera, a dos horitas de Zagreb. Nos hospedamos en un sobe-zimmer (tuvimos suerte porque la ocupación era bastante elevada) y después de una tarde de descanso el día siguiente nos toca levantarnos temprano, vestirnos de excursionistas y subirnos al trenecito del interior del parque. El paisaje y la temperatura aquí son estupendo y escogimos el recorrido de 4-5h. ¡Experiencia brutal! Saltos de agua,riachuelos espectaculares y naturaleza por un tubo. En Plitvice hay un total de 16 lagos, donde destaca el coqueto Lago Galovac y el Gran Lago, que lo cruzamos con un barco. La parte final, pese a que las piernas ya estaban bastante agotadas, es un recorrido precioso entre aguas turquesas y cuevas. Plitvice = una visita que vale mucho la pena!

lago plitvice en croacia

Split está a unas 3h en coche de Plitvice previo paso por sitios muy interesantes como Zadar, Sibenik o Trogir, que deberemos dejar para el siguiente viaje. Desde su puerto salen los ferrys hasta las islas croatas más famosas: Mljet, Hvar, Corlucka, etc. Pero lo qu tenía que ser una parada técnica en Split resultó ser una auténtica experiencia en un casco antiguo que parece de épocas anteriores. Nuestro hotel, el Ana Hostel tenía vistas a la muralla y al Palacio Dioclesano, una auténtica joya. El ambiente durante el atardecer es increíble: callejuelas animadas, cervecerías donde sirven frías pivo Ozujsko y plazas mágicas como Radica Brace. Dentro del centro histórico directamente nos perdimos, nos olvidamos del mapa y empezamos a andar por los adoquines, entrando y saliendo de sus bonitas boutiques y encontrando agradables sorpresas como el campanario Sv Dujan o la gran estatua de Grgur de Nin. La última imagen antes de dormir y al levantarse fue el Palacio Dioclesiano. Bajamos a verlo durante el día más en profundidad y hacían una obra de teatro al aire libre que recreaba la edad medieval. Desayuno en Gradska Luka, frente al Adriático y directos al puerto para cargar el coche en el ferry. Próxima parada: la isla de Hvar.

cosas que hacer en split

visitar croacia en 2 semanas

Después de sacar las últimas fotos de Split desde el barco, cabezadita de mediodía y me levanté en… ¿Juego de Tronos? No, era Stari Grad, el pueblo pesquero de Hvar. Casas de piedra tocando al mar con ventanas de madera, parecía un cuento. Luego, cuando visitamos el Museo del poeta Petar Hektarovic pudimos entender de dónde le vino su inspiración. Nos gustó tanto que nos quedamos a cenar en un restaurante: mesa para dos, mantel de cuadros, dos copas de vino local y una vela a dos metros del mar… ¡más romántico imposible! Después de empaparnos un poco más del pequeño pueblo de Stari Grad, conducimos 8km por una carretera estrecha hasta Hvar Town donde nos hospedamos en la céntrica Pensión Oaza. El relax de la isla hizo que nos levantáramos pasadas las 10h y, sin tiempo para visitar la ciudad que nos acogería los próximos dos días, nos fuimos hasta la playa de Ivan Dolac al norte de la isla y luego a la preciosa y recóndita playa de Dubovica, ¡espectacular! La arena en las playas de Croacia brilla por su ausencia, pero Dubovica fue una excelente opción para disfrutar del Adriático. De vuelta a Hvar, comida rápida y a perdernos por las calles, el paseo marítimo y, sobretodo, disfrutar de la mejor plaza de Dalmacia: la plaza Sveti Stjepana donde hay la Catedral, el Arsenal, el antiguo Teatro veneciano y termina entre las barcas de colores de los pescadores. No nos queríamos ir de este sitio, así que hicimos una “cena de gala” en el restaurante del Meneghello Palace con langosta incluida, helado frente a la Iglesai Franjevacki, paseo por la Riva y a dormir porque nos espera un día ajetreado. Día 2 en Hvar: subimos temprano para ver la salida del sol en la fortificación Tvrdava que corona toda la isla. Sí, llegamos un poco tarde y el sol ya había salido, pero las imágenes fueron muy especiales y desde allí arriba se divisaban las islas Palmizana, justo enfrente de Hvar Town. Bajamos, nos ponemos el bañador en Oaza y cogemos la primera barca a estas islas tan chulas. Allí nos encontramosun ambiente joven en una isla con muchas rocas, una playa y un bar en el que comimos a primera línea de mar. Sin volver al agua, barca de vuelta a Hvar Town y un pequeño tour por la isla que incluye los pequeños pueblos costeños de Vrboska y de Jelsa, donde nos quedamos a disfrutar de la fiesta mayor del pueblo. La atmósfera de este pueblo del sur de la isla hizo que bailáramos al ritmo de la música local.

Descubre las mejores zona para alojarse en Hvar.

cosas que hacer en hvar

mejores playas en hvar

Nuevo día en Hvar, último paseo por esta increíble zona del mundo, compra de algunos souvenirs y carretera hasta Sucuraj, en el otro extremo de la isla. Curvas entre viñedos en una parte de la isla casi desierta, aparcamos dentro del barco hasta la Riviera Dálmata dirección sur. Lástima que teníamos muchas ganas de llegar a Dubrovnik y no pudimos disfrutar de pueblecitos como Gradac o Ploce, incluso Mostar (ya en Bosnia) no nos quedaba lejos, pero el tiempo apremiaba y nos esperaba la denominada “Perla del Adriático”.

¡Por fin Dubrovnik! Después de tantas expectativas, a ver si nos iba a defraudar… pero no fue así. La ciudad nos encantó desde que entras por una de las dos puertas de la muralla, parece un pueblo sacado de un cuento. Dejamos el coche de alquiler que nos había acompañado desde Zagreb y nos dirigimos a nuestro hotel estaba a tiro de piedra de la Puerta Pile, una de las dos que dan acceso a la Stari Grad (ciudad antigua). Nada más cruzar por Pile, nos encontramos las 16 fuentes de Onofrio de las que sale agua fresquísima que entra muy bien bajo el sol y los 30º… Allí también empieza Placa, uno de los paseos peatonales más bonitos que he visto: adoquines, bonitas boutiques y genial arquitectura. Pasaríamos muchas veces por Placa, pero esta primera vez nos llevó hasta el War Photo Limited, un homenaje a las víctimas de la Guerra de los Balcanes que tanto impactó en la ciudad de Dubrovnik y de la que aún quedan testigos en algunas paredes. Las tristes pero interesantes imágenes de 1991 contrastaban con la realidad de la Plaza Luza al atardecer: muy buen ambiente en uno de los puntos neurálgicos de la ciudad. Estábamos en una nube en Dubrovnik, pero las piernas ya no respondían, así que nos fuimos al muelle Stara Luka y nos tomamos una buena pivo entre el Adriático y una de las mejores partes de la muralla croata. Además, en el mar estaban jugando partidos de waterpolo que me hicieron recordar que los países de la antigua Yugoslavia salen casi siempre campeones en las Olimpiadas. Al final, después de la cerveza ya cenamos y después de volver a cruzar el paseo Placa y salir por Pile, nos fuimos a la cama bastante temprano.

Descubre las mejores zona para alojarse en Dubrovnik.

que visitar en el castillo de dubrovnik

cosas que hacer en dubrovnik

Nueve de la mañana, desayuno y a subir a la muralla para recorrer sus 2km a pie. Aquí no se me cansaron las piernas sino los dedos de la mano de tanto sacar bonitas postales con mi cámara, especialmente de la isla de Lokrum, a pocos metros de Dubrovnik. Desde el punto más alto, la Torre Minceta, se puede ver absolutamente toda la ciudad y valorar en primera persona el trabajo en reconstruir una población que fue salvajemente bombardeada hace no tantas décadas… Después nos perdimos por las callejuelas, hasta que decidimos comer en una de las terrazas de una de las acogedoras plazas de la ciudad croata, no me preguntes el nombre! Por la tarde, un poco de arena en la playa Banje y por la noche intentamos “catar” el ambiente nocturno de Dubrovnik en la zona del Rebellin: un par de mojitos a un precio razonable antes de la última noche de nuestra experiencia croata.

Fue un viaje perfecto y la única pega fue no poder visitar otras ciudades como Zadar o la isla de Corlucka. Además, yendo hacia el aeropuerto de Dubrovnik, vi las indicaciones de Cavtat y de Kotor, ya en tierras de Montenegro. Otra ciudad que está en mi lista de futuribles!

 


Visitar Croacia en 15 Días, por itinerarioWeb

enjoyourtrip
Acerca del autor
Amamos nuestro trabajo y sobretodo, amamos viajar. Redacción de itinerarioWeb.
  1. jose Reply

    Hola, viajaré en los próximos meses a dubrovnik, y consultando la forma de ir del aeropuerto hasta la ciudad, descubrí este blog que me ha aclarado prácticamente todo. El apartamento que he reservado queda a unos 400 metros de Pile gate, donde veo que tiene la primera parada el autobús que llega del aeropuerto, y antes de llegar a la estación Central. Mi pregunta es: ¿a la vuelta podré cogerlo ahí también, o la parada está en sitio distinto? ¿Si tienen parada ahí, dónde sacaré el billete si tal y como indicáis en el blog no se pueden comprar al conductor? (al menos no, en la terminal del aeropuerto) ¿Es posible que al llegar pueda comprar ya un billete de ida y vuelta indicándoles el día de regreso? Gracias por la amabilidad. Un saludo.

    • enjoyourtrip
      enjoyourtrip Reply

      Hola,

      En primer lugar darte las gracias por contactar con nosotros.

      Estamos trabajando en aumentar el numero de fichas de aeropuertos para tener todas las que corresponden a las ciudades que disponen nuestra web.

      Sobre tus preguntas te podemos decir lo siguiente:

      Dubrovnik precisamente su fuerte no es el transporte el cual están mejorando pero lamentablemente queda aún muy lejos del transporte de otras ciudades europeas. Dicho esto es posible ir desde el aeropuerto hacia la ciudad y de la ciudad hacia el aeropuerto con el bus.Ten presente que no hay unos horarios fijos establecidos y que fluctuan alrededor de los horarios de llegadas y salidas de los diferentes vuelos. El bus sale una media hora despúes de la llegada de un vuelo y regresan al aeropuerto 2 horas antes de la salida de un vuelo lo cual tienes que calcular la hora de salida de tú vuelo con dos horas de antelación para tomar el bus.

      El bus de ATLAS no hace el mismo trayecto a la ida que a la vuelta y es fácil ver el motivo. En la zona de Pile Gate es de solo una dirección, es decir hacia el interior de la ciudad y por consiguiente no hay dirección de salida. El bus hacia el aeropuerto deberás tomarlo en otro lugar no muy alejado de este, ahora te indicamos donde tomarlo.
      En tú correo nos indicas que tú alojamiento está en un radio de unos 400 metros desde la parada del bus en Pile Gate, esto es estupendo ya que puedes llegar de forma rapida al bus de regreso e incluso acercarte hasta la oficina de ATLAS que también está dentro de este radio.

      En principio ahora se pueden comprar los billetes al propio conductor pero creemos que solo admite Kunas como moneda oficial, de todas formas puedes informarte mejor y comprar los billetes tanto en el aeropuerto diciendo tiket return for day XXXX o bien acercandote a las oficinas que están en la calle LOKRUMSKA, 1. Esta calle la encontrarás subiendo por una calle estrecha de escaleras que hay casi enfrente de la parada del bus de regreso al aeropuerto.

      La parada del bus de ATLAS de regreso al aeropuerto esta justo donde se encuentra el acceso al cable car Ploceen la calle Ul Kralja Petrokismira. El cable car es el aéreo que sube a lo más alto de la montaña y que de seguro utilizarás en algún momento de tú estancia en la ciudad. El precio del viaje es de 6 euros ida o 10 euros ida y vuelta. Una pista para saber donde está la parada de vuelta es que se encuentra a menos de 50 metros del parque de bomberos.

      Te paso un mapa para que puedas orientarte

      Solo te pedimos una cosa, que a la vuelta nos comentes que tal y si ha sido útil la información. Te agradeceremos puedas informar a tus amigos y conocidos de la existencia de nuestra web.

      Grácias, buen viaje y recibe un cordial saludao.

      Equipo de itinerarioweb.com

Deja una respuesta

*